Buscar
  • central optica

¡Protege tus ojos en la nieve!

Actualizado: 2 de oct de 2017

La protección de tus ojos en la nieve

El frío parece haber llegado para quedarse, ¡y qué mejor manera de disfrutarlo que pasando algunos días en la nieve! A pesar de que la mayoría de personas conocen la importancia de proteger los ojos en la nieve frente al sol, seguimos viendo a muchas que practican deportes de invierno sin la protección adecuada.


¿Por qué debo proteger mis ojos en la nieve?

Estos deportes se practican en alta montaña y debemos saber que según aumenta la altitud, la atmósfera atenúa menos los rayos solares y, por tanto, son más intensos y más peligrosos para nuestra salud. Además, la nieve refleja hasta un 80% de la radiación ultravioleta y como las jornadas en la nieve se suelen alargar todo el día, pasamos muchas horas expuestos a estas radiaciones, agravando así sus efectos negativos.


¿Cuándo debo utilizar las gafas de sol en la nieve?

Debemos protegernos tanto si vamos a hacer algún deporte de invierno como si sólo vamos a dar un paseo o jugar con la nieve, incluso en los días nublados. Las nubes dejan pasar el 90% de la radiación ultravioleta. Es un error pensar que podemos prescindir de las gafas de sol un día nublado sólo porque la luz moleste menos. ¡No esquíes sin ellas! Los ojos de los niños son especialmente vulnerables al sol, ya que su cristalino no se ha desarrollado del todo, por lo que deben usar unas gafas que les protejan adecuadamente de la radiación solar.


¿Qué me puede pasar si no utilizo gafas en la nieve?

Se pueden originar importantes quemaduras en la córnea, retina y cristalino, provocando queratoconjuntivitis, úlceras crónicas y la aparición prematura de cataratas. Algunos de estos efectos pueden producirse por la utilización de gafas que no disponen de los filtros adecuados. Estas lesiones no aparecen en seguida sino después de algunos de manera irreversible.


¿Cómo elegir bien las gafas de la nieve?

  • Deben disponer del filtro de protección frente a los rayos UV adecuado, preferiblemente de un nivel 4. El hecho de que las gafas sean de color no garantiza que el filtro UV sea el adecuado.

  • Deben estar fabricadas con un material que disponga de una elevada resistencia frente a golpes y arañazos.

  • Es preferible que sean ligeras.

  • Deben obstaculizar lo mínimo posible el campo visual.

  • En el caso de tener problemas de refracción, deberán disponer de la graduación adecuada, o combinarse con lentes de contacto bien graduadas.

  • Deben estar bien sujetas y ajustadas a nuestra cara, ya que las gafas pequeñas o mal ajustadas pueden permitir la entrada por los laterales de radiación no deseada.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo